Más allá de la escasez hídrica, el desafío de la contaminación descontrolada del agua