Académicos chilenos desarrollan la llama del pebetero olímpico en base a hidrógeno verde y energía solar